Tu ventana, alguna vez

...y el color de su cristal

«Una fotografía es la ventana desde donde cada fotógrafo define el tono de la historia, pero nunca su color. Cada foto implica una extraña dicotomía que requiere inmediatez en el disparo y, a su vez, un tiempo despacio para prestar atención al lugar donde te encuentras. Uno se ve anclado al espacio hasta que se desencadena un momento de reconocimiento. Es como si existieran dos longitudes de onda distintas; en una te mueves y en la otra reaccionas.

La calle es un texto invisible que se lee de forma global, en un mismo momento. Sólo hace falta que quieras leerlo, disponerte a buscar la belleza. Y la belleza significa el momento, no sólo lo que contemplas».

Joel Meyerowitz