Sedimentos

Somos el efecto de las palabras que oímos y de las imágenes que vemos. Somos ese poso de tiempo formado por minúsculos sedimentos, esa realidad que acontece día a día y que nos rodea, ese tiempo pasado que se recuerda en color monocromo. Somos eso, aquel cúmulo de cosas que alguna vez sentimos y divisamos desde la altura de nuestros ojos.

Como sucede en los estratos del tiempo, esta galería, en constante desarrollo, crece periódicamente sobre la base del último estamento y cubre el intersticio que habita entre sus planos, compactando el poso sobre el fondo y ampliando su mosaico de teselas visuales.