Habitantes y fragmentos

Hablando de habitantes y fragmentos… “cuando lean esto yo ya sólo seré palabra en la palabra. Mi materia, las yemas de los dedos que archivaron como espías los datos de las pieles que tocaban, se habrá dispersado en virutas de lápices hasta desaparecer. A lo mejor se ponen tristes un momento, la brisa es eso, un parpadeo del mundo, alguien se acuerda de quienes ya nos fuimos y, unos cientos de metros más allá, se bambolean los tallos si es que hay tallos en los alrededores. […] cada vida es un destello: miran, y cuando vuelven a mirar ya hemos desaparecido. No pido que emitan su veredicto desde la benevolencia. Pero mi vida, la vibración que he sido, sálvenla como sepan. Guárdenme en una puerta que se abre sin que la empujen, en el reflejo del sol cuando escribe sobre la tela de su jersey un brillo, dejen que siga siendo una molécula pequeñita, la nada dentro de una burbuja del refresco, o la luz tan fina a veces”.

[El comité de la noche – Belén Gopegui] – Citizens